Carlota Akaneya es un restaurante seguro.

Nuestras medidas contra el COVID-19

invisible anchor
invisible anchor

HISTORIA

歴史

Río Kamo, Kioto

Carlota Akaneya es el primer sumibiyaki de Europa y uno de los cuatro restaurantes de España que sirve wagyū certificado como Kobe Beef. También es, junto a Pilar Akaneya en Madrid, el primer establecimiento de Europa que sirve el muskmelon japonés Crown Melon. Viajes National Geographic lo explica en un reportaje publicado el 22 de octubre de 2020.

La historia de Carlota Akaneya comienza en Kioto. Durante su etapa en Japón en 2009, Ignasi Elías se fija en el restaurante Akaneya Junshinken, situado en la emblemática calle de Ponto-chō, a orillas del río Kamo, en Kioto. Inspirado en este, en agosto de 2011, Ignasi abre en Barcelona el primer sumibiyaki de Europa junto a su amigo Felipe Fernández. En señal de amistad, Ignasi bautiza al restaurante con el nombre de su madre.

Los inicios son difíciles. El primer lleno les sorprende con Albert Adrià sentándose a cenar y yéndose sin probar bocado. "Fue un desastre", se lamentan. Pero el boca-oreja siguió imparable, llevando a otras celebridades como Andrés Iniesta o Ferran Adrià mucho antes de lo deseado.

En octubre de 2013, Albert Adrià les invita a conocer su restaurante Tickets, por dentro. "Aquella tarde aprendimos más que en 24 meses trabajando", dice Ignasi. Desde entonces y hasta la pandemia, Carlota Akaneya abre solo las noches y dedica el día a preparar la mise-en-scène.

En 2014 Carlota Akaneya incorpora a su carta ternera japonesa o wagyu de grado A5, célebre por su sabor y textura de mármol mantecoso, sutil y aterciopelado. Hasta entonces, nunca se había servido wagyu A5 fuera de Japón, excepto en Hong Kong y Macao. Así, Carlota Akaneya se convierte en el primer sumibiyaki de occidente en servir wagyu A5, la máxima calificación otorgada por la JMGA, la asociación emisora del certificado oficial en Japón. En noviembre del mismo año, Carlota Akaneya decide darse a conocer y lanza su web, a pesar de que "cuando te falta tanto por aprender nunca parece un buen momento para hablar de ti", dice Ignasi.

En 2016 Carlota Akaneya se refuerza con la incorporación del chef Eloi Soriano primero, y de Josep Gómez después. En verano de 2016, Chiho Murata, procedente de Fukuroi, Japón, comienza a colaborar con Carlota Akaneya en la progresiva mejora de los menús, plato a plato. En sus premios anuales Travelers' Choice Awards, TripAdvisor incluye a Carlota Akaneya en el Top 10 de restaurantes de España. En noviembre de 2017, Albert Adrià menciona Carlota Akaneya como uno de sus restaurantes favoritos en la revista Time Out.

En 2020, Carlota Akaneya se convierte en el primer restaurante de la ciudad de Barcelona y el cuarto de España en servir Kobe Beef certificado. Obligado por las restricciones horarias a la hostelería frente al Covid, Carlota Akaneya vuelve a abrir los mediodías del fin de semana. En 2021 incorpora el muskmelon Crown Melon a su carta, procedente de Fukuroi, coincidiendo con el décimo aniversario del restaurante y el centenario de la compañía Shizuoka Crown Melon, fundada en 1921.


invisible anchor

RESTAURANTE

レストラン

Barbacoa de Kioto

Carlota Akaneya es un sumibiyaki de cocina popular japonesa elaborada con producto premium de Japón. La arquitectura se inspira en el izakaya típico japonés, con su akachōchin o lámpara roja alumbrando su entrada. La estética sumibiyaki del Kioto más alternativo se traslada a la calle Pintor Fortuny 32 de Barcelona y a su interior, donde nueve mesas-barbacoa de fabricación propia se levantan sobre el mismo suelo de terrazo de la taberna que le precedió, llamada Ivanhoe.

En Carlota Akaneya, tradición y austeridad se combinan para crear una atmósfera genuina bañada con música jazz, la favorita entre los grandes chefs de Japón. Un rincón del Raval donde el día y la noche se confunden para sacudirnos levemente la noción del tiempo.

Pocas cosas cautivan tanto como el fuego, la intimidad y el omotenashi, aspectos que Carlota Akaneya se esmera en combinar adecuadamente. Sea una primera visita o no, al entrar en Carlota Akaneya y atravesar su puerta corrediza, el personal de sala espera dentro para dar la bienvenida y procurar que uno se sienta en casa, a la vez que en Japón.

Cocina

Alta gastronomía popular

Si la base del placer en la cocina es la materia prima, el secreto de Carlota Akaneya comienza en su relación con los proveedores y la elección del mejor ingrediente posible. La simplicidad de los platos resalta el protagonismo de un producto que, en todo caso, se potencia con algún toque sutil. Poco más es necesario cuando se tiene la responsabilidad de trabajar con determinados tesoros de la naturaleza. Todo debe ser de la más alta calidad y estar preparado a la perfección.

A la calidad del producto se une el método de cocción a la antigua, con un carbón vegetal que se vuelca sobre la mesa de forma manual en cada servicio. “Es posiblemente el oficio más sacrificado que existe en restauración”, confiesa Chiho. Pero también "la expresión más romántica que he conocido”.

Carlota Akaneya no sabe si el huésped tendrá ocasión de volver, así que prepara menús degustación que aseguran un amplio surtido de sabores y texturas de Japón, como la danza previa que rodea al fuego de la barbacoa. Cada plato tiene una función dentro del todo, una historia intrincada y tejida a medida que avanza el curso.

Chef

Josep Gómez

Nacido en 1985 en el barrio de Les Corts de Barcelona, ​​Josep es un enamorado de la cocina y la buena comida. Desde pequeño ayudaba en la cocina de su casa los fines de semana, los festivos o en fechas señaladas. Por encima de todo, le fascinaba que sus padres fueran capaces de estar toda una mañana encerrados en la cocina preparando una sola comida que se comía en pocos minutos. Cuando le preguntan por el sabor de su infancia, sin embargo, siempre salen los canelones de la abuela.

Cosas del destino, en su tierna juventud siempre estuvo rodeado de amigos y conocidos del mundo de la restauración. Sin embargo, la cocina era una pasión tan natural que, paradójicamente, no la veía como una forma de ganarse la vida "porque disfrutaba demasiado". Hasta que un día un amigo le pidió que le hiciera de camarero en la apertura de un restaurante. Al poco tiempo de convivencia, y de la manera más natural, se dieron cuenta de que había que aprovechar su bagaje entre fogones y comenzó a hacerse lugar en la cocina. Allí descubrió que su talento podía cambiar un negocio a mejor, y decidió dedicarse.

Probó en diferentes restaurantes de Barcelona antes de acometer el salto hacia la alta gastronomía de la mano del restaurante Tram-Tram, donde trabajó con el chef Isidre Soler, formado junto a grandes nombres como Ferran Adria, Fermí Puig y Santi Santamaria.

En la escuela de cocina Hofman, en Barcelona, ​​descubrió la verdadera importancia de conocer el producto y de cómo tratarlo. Allí tuvo la suerte de aprender junto al profesor y chef Lluís Rovira, quien supo transmitirle, como nadie antes, el inmenso amor por el oficio.

Finalmente, le llegó la oportunidad de formarse en Carlota Akaneya, empezando desde abajo. Aceptó porque le entusiasmaba la cocina japonesa y porque, al entrar en el restaurante, sintió "algo especial, un amor a primera vista". De la mano de Chiho Murata, aprendió los detalles sencillos que determinan la excelencia de un plato en Japón y los factores que lo elevan a la categoría de experiencia. Tardó muy poco en ganarse su confianza y pasar a dirigir la cocina, primero, y luego el mismo restaurante.

Vajilla

Tierra, fuego y agua

土、火、水

Hay algo en Kioto que inspira a Carlota Akaneya. El mismo nombre de Kioto te hace respirar más profundamente. Sus bellas escenas, la suntuosa cocina y el ritmo tranquilo te hacen más fácil disfrutar de cada momento. El ryokan Tawaraya, el restaurante Ogata, o pasear por las calles Shirakawa Gion y Shinbashi Dori representan la esencia misma de la belleza, en ocasiones desapercibida por carecer de toda pretensión. La arquitectura simple y rústica te separa del abrumador mundo exterior y te sumerge en un estado casi meditativo.

Carlota Akaneya traslada esta armonía con la naturaleza a su cubertería y a sus platos, utilizando metales y maderas simples adaptadas a cada necesidad y estación del año. Emplea también cerámicas rústicas cuidadosamente seleccionadas y creadas por artesanos japoneses. La vajilla artesanal japonesa destaca por su delicadeza, resistencia y exquisitez en sus formas. Muchas de las piezas proceden del taller Yuu de Barcelona, dirigido por la artista Motoko Araki. Con métodos tradicionales, Araki emplea tiempo en elaborar cada pieza. Comienza con el buen amasado del barro a la manera original japonesa y continúa con la creación de la forma mediante el torno. Cada pieza se deja secar 8 horas antes de esmaltarla y cocerla a alta temperatura durante otras 14 horas. Los resultantes colores, tonalidades y formas otorgan a la vajilla japonesa y al comensal una sensación de belleza y bienestar zen.

invisible anchor

Menús

メニュー

Los menús se sirven para un mínimo de 2 personas y los precios son por persona. La cantidad y duración de los menús es parecida. Todos los menús incluyen el uso de la barbacoa.

invisible anchor

ReSERVAS

予約

Importante

Para reservar es necesario aceptar las siguientes condiciones de reserva.

  • La duración de los menús es de 2 a 3 horas.
  • Guardamos la mesa 15 minutos.
  • Reserva válida exclusivamente para el Nº de personas especificado.
  • Deben respetarse las siguientes Normas de conducta
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
invisible anchor

CONTACTO

店舗情報

DIRECCIÓN

Pintor Fortuny, 32 Barcelona 08001

PARKING

2 horas de aparcamiento gratuito para clientes en SABA/BSM, entrada por Carrer dels Àngels, esquina Pintor Fortuny.

HORARIO

Abierto todas las noches y los mediodías de sábado y domingo.

CERRADO

-

REGALOS

Si desea regalar una comida o cena escríbanos a
reservas@carlotaakaneya.com

Mapa

Reservas